ELABORACIÓN Y DIFERENCIACIÓN DE NUESTRO ACEITE
En nuestros olivos, que actualmente se encuentran en su segundo año de conversión a la agricultura ecológica, intentamos respetar al máximo el medio ambiente. Esto, unido a una orografía muy montañosa, a un restrictivo y responsable uso del agua y, sobre todo a nuestros árboles principalmente centenarios, da a nuestras aceitunas una singularidad que trasmite a nuestro aceite una identidad única.

La diferenciación de nuestra materia prima (las aceitunas), junto con una esmerada técnica de elaboración y una optima y temprana elección del momento de la recolección y molienda de los frutos procedentes sólo del vuelo (del propio árbol, no del suelo) es lo que, a su vez diferencia a nuestro aceite. Aceitunas mayoritariamente picuales (variedad de fruto que es con diferencia la más potente y saludable), aunque con una significante representación de arbequinas y otras no tan numerosas de gordales, lechines, cornezuelo y manzanillas, confieren a "Zumel Bajo" un sabor exquisito y único.

Otro factor clave para la calidad de nuestro zumo de aceitunas es su elaboración en frio, a temperatura ambiente, sin calentar la masa de los frutos molidos. El calentamiento de esa masa posibilitaría la extracción de mucha más cantidad de aceite, pero sería a costa de perder gran parte de los olores, sabores y propiedades beneficiosas para el organismo que el aceite de oliva virgen extra posee. Estaríamos "quemando" el zumo.

Tampoco añadimos, como hace gran parte de la industria, coadyuvantes químicos que ayudan artificialmente a la extracción del oleo. Son productos como el talco o el carbonato cálcico. Lo que la naturaleza no separa, en Zumel Bajo tampoco lo separamos.

Sin embargo, aparte de todas estas importantes peculiaridades mencionadas, la principal cualidad diferenciadora de nuestro aceite es el corto periodo de tiempo transcurrido desde que se recogen los frutos hasta que son molidos. Esto evita la fermentación y la aparición de sabores desagradables por causa del atroje, la subida de temperatura que estropea en gran medida el producto final. Estamos hablando de un periodo máximo de una hora y media desde que se recolecta en fruto hasta que se muele, se produce el aceite y se almacena en depósitos de acero inoxidable en bodega.

Esto es posible gracias a las contenidas dimensiones de nuestra explotación y la extrema proximidad desde el arbol al molino que se encuentra situado en el centro de la finca.

Estas características diferenciadoras dan como resultado "Zumel Bajo Aceite de Oliva Virgen Extra", un gran aceite cien por cien saludable y delicioso que le sorprenderá.