UN POCO DE HISTORIA ...
Fue un lejano ya 1998 cuando recomenzó todo; el banco accedió a prestarme una suma de dinero suficiente para comprarle a mi padre una parte de su finca "Zumel Bajo", que incluía una casa cortijo del siglo XIX.
Mataba así dos pájaros de un tiro ya que, de una parte, podía disfrutar de una vivienda en la que independizarme y, de otra, adquiría un negocio con forma de olivar que me ayudaría a rentabilizar la inversión.
Me adentraba así en un sector que desconocía y que poco o nada tenía que ver con mi formación académica y mi emergente profesión de abogado.
Lo primero que hice fue sacarme el título de formación profesional, en la rama agropecuaria, cosa que me fue acercando al conocimiento del mundo olivarero.
En esa época, a pesar de lo desatendida que estaba la plantación y de lo escarpado y trabajoso del terreno, el aceite a granel, (modo de venta principal que usan las cooperativas olivareras para comercializar el aceite), se pagaba a un buen precio, con lo que pude acometer las primeras inversiones en mejoras.
En esos primeros años ya registré y comencé con la comercialización de la marca "Zumel Bajo", nombre a su vez de la montaña que cuida de la finca. El aceite era seleccionado por mi pero era envasado y producido por distintas fábricas de Jaén, ya que yo no disponía de medios para molturar en exclusiva mi aceituna.
Esto se pudo arreglar el año 2010, gracias en parte a la aparición de una maquinaria portátil que nos permitía a los pequeños productores molturar nuestra propia aceituna en nuestra casa, en la forma y el tiempo que más nos interese y, sin que supusiera un desembolso económico prohibitivo, ya que se opera en régimen de alquiler o también con opción a compra.
La empresa creadora se llama "Centrifugación Alemana", y fue premio innovación en la edición 2009 de "Expoliva" con esta almazara móvil.
El siguiente paso fue la compra de una envasadora propia, la creación de nuestra bodega (a disposición de quien la quiera visitar) y la conversión a la agricultura ecológica, convencidos como estamos de que es el camino idóneo para la sostenibilidad agrícola y para la obtención de la máxima calidad y salubridad de nuestro aceite.